Dixit - contenido de calidad en la web


Películas Awesome remake

Publicado el 03/02/2012 | por Vidal D.

0

The Girl with the Dragon Tattoo: con más onda que la original

No le veo el chiste pero si la ganancia a esto de hacer remakes yanquis de películas europeas hechas hace menos de 5 años. Le pasó a la española REC, transformándola en Quarantine; la sueca Låt den rätte komma in, yanquizada como Let Me In y ahora tenemos a este best seller también sueco escrito por Stieg “que en paz descanse” Larsson, Män som hatar kvinnor mundialmente conocida como The Girl with the Dragon Tattoo, y en países de habla española, Los Hombres que no Amaban a las Mujeres.



Lo interesante de esta última es la gente que la realizo, ya que siempre se talla a las remakes por el lado de ser poco originales y las hacen, en la mayoría de las veces, realizadores poco conocidos y escasos de ideas que desean saltar a la fama dirigiendo tan esperadas como polémicas cintas. Quítense ya nomás ese paradigma de sus cabezas porque si David Fincher (Se7en, The Game, FIGHT CLUB!) le puso la firma, no se va esperar algo irregular.

Si bien podía haber hecho esta publicación el mismo día que la vi, decidí esperar a ver la versión original para tener una crítica ñembo mejor argumentada. Sí, hay diferencias con la original como se espera de toda readaptación. Pero no varían demasiado la trama, eso si, lo que la sueca tiene de bajo presupuesto, la norteamericana tiene de atrapante.

Esperando poder distanciarse de la acusación de difamación que pesa sobre él, el periodista Mikael Blomkvist se traslada a una isla remota en el norte de Suecia donde la muerte aún no resuelta de una joven atormenta a su tío cuarenta años después. Alojado en una cabaña de la isla donde el asesino puede estar aún rondando, la investigación de Blomkvist le lleva a dibujar los secretos y mentiras de esta poderosa y rica familia junto a una rara aliada, la tatuada y hacker punk, Lisbeth Salander…

El acertado Daniel Craig en el papel del periodista Mikael Blomkvist junto con la inminente actriz revelación, la señorita Rooney Mara encarnando a una andrógina y desnutrida Lisbeth Salander, tienen esa pequeña composición intangible que tanto alaban en la industria del cine: química.

Cayendo nuevamente en comparaciones con la original, estos personajes moldeados bajo el ojo perfeccionista de Fincher, también suman algo impotantísimo y es el hecho de que son como más “queribles” en esta versión, dotándoles de personalidades que si bien están en la original, en esta resaltan mucho más, en especial Lisbeth que esta para personaje de culto.

No leí ni media página de la trilogía Millennium, pero según fuentes fidedignas, la versión sueca es 100% igual al libro, por lo que los fanáticos exigentes se sentirán algo indignados ante alguna ligera variación que encuentren en esta.

A mi poco o nada me interesa ese pequeño gran detalle, ya que personalmente disfruto de una buena película, no de una mala adaptación, en eso esta le hace un 6 a 1 de visitante a la original, el gol de la consagración la chutan entre dos, Trent Reznor y Atticus Ross, el dúo ganador del Oscar por mejor banda sonora original el año pasado para la también fincheriana, The Social Network.

El sonido de estos señores músicos está omnipresente en toda la cinta y cobra su mayor protagonismo al inicio de la película en el que abren el micrófono a Karen O, líder de los Yeah Yeah Yeahs para dar voz al exquisito cover de Immigrant Song de Led Zeppelin.

Si aún no saben qué tipo de película es The Girl with…, les cuento que viene bien envuelta en un halo de misterio en el que Larsson pareciera como que preparó el guión para Fincher antes de estirar la pata, ya que el tipo de cine que hace este hombre, le va como anillo al dedo a esta historia. Una telaraña que se va armando hasta que viene la araña y te pica todo mal el brazo al punto que tenes que amputartelo y durante la cirugía aparece un hombre de la nada a inyectarte un antídoto y te salva la extremidad, emmm… algo así es la experiencia mental.

Dos horas y media que como todas las buenas películas, ni se sienten. Si Stieg Larsson estuviese con vida aún, estaría contento (por las millonarias regalías y) por estas dos versiones del libro que editó en el 2005. Por un lado tiene la adaptación que sigue al pie de la letra sus palabras y por este otro tiene la readaptación con más onda y súper producida. Ya esperamos ansiosos las dos partes que faltan, aunque si uno se pone a analizar esta cinta como un todo, tiene un inicio y fin que hasta parecen innecesarias esas continuaciones.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Anti fair play. Dona textos en Rock en Paraguay, The Ventan y en la revista La Factory. Seguile en Twitter, está como @vidaldel92, de vez en cuando suele decir cosas súper interesantes que te van a cambiar la vida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ir arriba ↑