Dixit - contenido de calidad en la web


Random El suegro Sam

Publicado el 11/11/2012 | por Luis Rios

0

El suegrometro

Por lo general al llegar a cierto estado en una relación, la hembra de la pareja menciona la segunda frase más temida por el macho: “gordo, quiero que conozcas a mis papás”. La primera es más que obvia: “Tengo un retraso”. A partir de aquí se generan una serie de situaciones para evitar el hecho. Por lo general no hay forma de evadirlo. El momento de la confrontación es la preparación previa al juicio final, ustedes saben a lo que me refiero.

Llega el día. El macho, de ahora en adelante conocido como “el yerno”, se hace presente al hogar de la hembra, en adelante “la hija”. Se bañó luego de casi un mes. Se afeitó. Hasta se peinó de forma tradicional (esto significa que no hizo la gran Neymar). Se vistió de pantalón vaquero largo sin agujeros ni remiendos, ni mucho menos tachas. Remera o camisa de eventos sociales, la de ‘Youtube con tu Novia’ y ‘Don Ramón Soy Leyenda’ quedaran guardadas.

Primer contacto. Es recibido en la puerta por la hija. “Tranquilo, se vos mismo, te van a adorar, no te preocupes.” Esta frase ya carece de sentido y objetividad. Sabemos que eso nunca va pasar y menos siendo el guaso chabacano que, realmente, sabe que es. Pregunta: “Crees que mi ropa está bien, mi cabello está bien, huelo bien” entre otras cosas. La respuesta es siempre la misma: “Si mi amor, estás precioso, no te preocupes te van a amar tanto como yo” (YEAH RIGHT!).

La primera relación publica. A la suegra es la primera a la que se le presenta: “Mamá, el es fulano, mi novio”. El yerno elegantemente: “Que tal señora, mucho gusto” y esboza la mejor sonrisa que tiene. Por lo general la suegra es la más accesible, entonces está agradecida por la tan importante visita. Su respuesta es más o menos así: “Mucho gusto, mi hija me ha hablado tanto de vos, por favor pasa, pasa”. Aquí se pasa a la siguiente habitación de la casa: la sala de estar o living. Se es recibido por alguien parecido a Jack, El Destripador. No tan fachero, sin pelo y con un prominente estomago en forma de montaña, pero con la misma mirada fija de asesino serial: El suegro.

El yerno extiende la mano hacia el suegro junto con las palabras “¿Que tal señor, como le va?”. El suegro se levanta de su sillón con la mirada puesta en su víctima y le da un apretón de manos tan fuerte que le genera dolencias en las articulaciones de la mano del yerno. Las primeras palabras: “¿Así que vos sos el famoso, fulano?, mi hija habla tanto de vos, que ya estábamos tan ansiosos de conocerte”. Para matarlo y cocinar su cuerpo a la parrilla, obvio. “Sentate, estás en tu casa”.

Aquí el yerno toma asiento en un sillón cualquiera mientras que automáticamente el suegro toma asiento en uno exactamente frente a este. Para tener a su presa de forma frontal de modo a calcular la estrategia a usar para la cacería. La hija toma asiento al lado del pobre diablo y a los 5 minutos se escucha un grito desde la cocina: “Mengana, vení ayudame con algo”, por lo que se debe retirar. De esta forma, asesino y asesinado quedan mano a mano para la sangrienta batalla.

La fría mirada del suegro está fijamente posada en los ojos de borrego degollado del yerno. El suegro tiene una expresión de “I KILL YOU” mientras el yerno pone cara de “POR FAVOR NO ME MATE”. Lanza la primera: “¿Querés tomar algo?”. La respuesta más que lógica siempre es: “No señor, estoy bien así gracias”. En el fondo te estás muriendo de hambre y sed pero obviamente nunca lo vas a mencionar. Es seguido por: “No seas tímido, estás en tu casa”. Entonces el yerno cede un poco: “Un vaso de agua nomás”.

Aquí el suegro pone en acción su plan maestro: “¿Agua? Jajaja, ¿no preferís una copa de vino tinto o un whisky con cola?”… La respuesta es: “No señor, yo no bebo alcohol” (¡AY SI, COMO NO!). “Sos un chico sano ¿eh? y ¿a qué te dedicas?”. Acá el yerno saca toda su imaginación para vender de la mejor panera posible que es un sub empleado que gana menos de la mitad de sueldo mínimo y hace videoblogs donde no tiene ingresos.

Dice algo así: “Bueno trabajo en una entidad financiera donde me encargo de la supervisión de transacciones y estabilidad de recursos”, término científico para el secretario que cobra en la caja y le mandan al súper cuando se acaban los insumos. El suegro se muestra dubitativo: “Ah qué bien, ¿seguro ganás muy bien?”. “Y últimamente como usted sabe con todo el tema de la crisis estamos con un recorte de presupuesto por lo que no andamos cobrando”. Nombre científico de no gana ni Gs. 500.000 porque es un diminuto ordenanza.

Acá empieza la parte dura. El arsenal es vilmente descargado: “¿Y cuáles son tus intenciones con mi hija?” y la respuesta es algo así: “Señor, con su hija estoy saliendo hace un tiempo y pretendo que sea una relación a largo plazo y espero que pueda llegar al matrimonio, la amo sinceramente señor”. Sábana más que diplomática para “Me la quiero garchar hasta que me aburra entonces me busco otra”. Aunque realmente la ama, pero esa es la verdad al final de cuentas. También conmueve un tanto la frialdad del suegro.

“Me parece muy bien eso. Mi hija más es lo más valioso que tengo” (Luego de su Mercedes C230 año 2008 negro, similar al Batimóvil) y no me gustaría que un inadaptado venga y me destruya ese tesoro. Indirecta para: “Le llegas a tocar un pelo a mi nena y te voy a meter bala hasta en el orto”. Y acá el yerno hace el gol del campeonato: “Señor, créame que también es mi tesoro, y la cuido y cuidaré como tal” (¡¡¡GENIO!!!). Y terminó de derretir el corazón del suegro y pueden ocurrir dos situaciones:

  1. Si te dice: “Mira pendejo de mierda, no te creo nada de la sarta de boludeses que dijiste, conozco a los tipos como vos, no sos el primero que viene con este cuento y créeme que si le haces algo a mi hija te voy a perseguir hasta el infierno, ¿me escuchaste?”. Acá simplemente saca pasaporte para la luna y quédate ahí hasta que Tacuara salga goleador de algún mundial.
  2. Si te dice: “Sos un buen chico y me caíste bien, la próxima semana quiero que vengas a un almuerzo familiar para presentarte al resto de la familia” y si de por ahí finaliza la oración con las palabras “MI HIJO”. Sos un genio, ganaste la Libertadores, la Sudamericana, la Champions, la Europa League, el Mundial, todos esos torneos juntos. Anda caminando hasta Caacupé porque Dios es grande y te concedió el milagro.

En esto ya vuelven la hija y la suegra y se suman a la charla: “¿De qué hablan los hombres?” a lo que el señor responde: “De cosas de hombres, cosas que ustedes no entenderían”, seguido de una mirada fría o un guiño cómplice, según como se haya dado la situación por lo expresado anteriormente. Y el yerno solo se limita a hacer una risa, también de tensión o alivio según la situación.

Luego de un momento el yerno mira la hora en su teléfono y decide levantarse para emprender el vuelo: “Bueno, la pase fantástico, estoy encantado de haberlos conocido pero ya es un poco tarde y ya tengo que irme a casa”. Entonces se despide con un apretón de manos del suegro y unos besos en la mejilla a la suegra. Es acompañado al portón por la hija.

En la despedida en el umbral ocurre el siguiente diálogo: “Te dije que les caerías bien, ya te adoran”… El otro como dudando: “¿Vos decís?” y la otra: “Si, claro que sí”. El yerno sabe lo que ocurrió entonces reaccionará con un suspiro de alivio o con una expresión de terror al mismo tiempo de ir preparando mentalmente su salida del país.

Y finalmente se despiden con el más cálido de los besos y el más fuerte de los abrazos como festejando el inicio de algo grande o la finalización de algo que mientras duró fue hermoso. Mientras tanto dentro del hogar, el suegro está fríamente preparando el asesinato del yerno o el viaje de pesca para darle LA CHARLA. Todo esto según como le haya caído su nuevo espécimen de hijo político.

Tengan en cuenta estos detalles la próxima vez que les toque conocer a su suegro. Y por las dudas tengan preparado su pasaporte.

Tags: , , , , , , , ,


Sobre el autor

¿Se acuerdan del chismoso ese que murió? Ese no soy. Escribo lo que pienso, si no te gusta no lo leas, el único que puede censurarme es Vidal. Seguíme en @nosoyunvampire



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ir arriba ↑