Dixit - contenido de calidad en la web


Las de antes GTA San Andreas

Publicado el 09/02/2014 | por Fabi Devaca

0

A 10 años del GTA San Andreas: Homies 4 Life!

A 10 años del GTA San Andreas: Homies 4 Life! Fabi Devaca

Calificación final: Mejor GTA de la Play 2. El Sandbox por excelencia.

5


Qué viejos somos. Ya pasaron 10 años de la medalla de plata paraguaya en Atenas, de cuando yo estaba en 5to. grado (también fue un acontecimiento importante), de cuando cierto juego nos traumatizó como pelotudos. El juego obligatorio para toda PlayStation 2 (aparte del PES claro, cuando eso era indiscutible); el que sin falta todos jugábamos a pesar de no tener edad necesaria. Uno de los mejores juegos de la historia, y de los más vendidos, al menos lo fue en la amada Play 2.

Grand Theft Auto: San Andreas fue en su momento el más trabajado e impresionante juego de la serie, el único en tener un mapa consistente en un estado entero, con tres ciudades, distintos pueblitos, bosques, montaña, desiertos, un océano explorable, un área militar prohibida (69, lol). Básicamente cuando crearon GTA V lo recordaron con mucho amor. Un juego de la época en que los gráficos no importaban demasiado, en que la jugabilidad permitía que nunca jamás siguieras la historia para divertirte, en que las leyendas urbanas y los mods le dieron una vida prácticamente eterna.

También fue el GTA más personal de todos. Controlábamos a Carl Johnson, CJ, miembro de la banda de los Families, quién abandonara Los Santos 5 años atrás tras la muerte de su hermano, mudándose a Liberty City. Al enterarse de la muerte de su madre, regresa y es un donadie. Ni su otro hermano le quiere. Tiene que empezar de cero, conseguir armas, hacer trabajos de mierda, aguantar a los pelotudos como Ryder, OG Loc y demás. También cosas más divertidas como reunir a todas las facciones de los Families (es de Groove Street) y conquistar territorios de los Ballas. Pero lo importante de CJ es que prácticamente todo dependía de nosotros (o lo que el poder de la honrada PS2 nos permitía). ¿CJ Pesoca? Gimnasio. ¿CJ panzón? Burger Shot. ¿CJ conquistando pendejas? Ropa con clase. ¿CJ gangster? Ropa verde o directamente sin remera. Tatuajes. Peinados locos. Todo dependía de nuestra trastornada cabeza.

Groove Street Families

Ma’ niggas

Luego, San Andreas era el paraíso de las actividades variadas. Incluso habían actividades legales para hacer (robando vehículos claro). Entre las misiones, había tiroteos, persecuciones, carreras, bailes, asaltos, nado, vuelo en aviones, vuelo de aviones tamaño juguete, infiltrarse en aviones en pleno vuelo y saltar en paracaídas, perseguir un maldito tren, robar máquinas militares, jet packs, etc. Más de 100 misiones variadísimas listas para cuestionar nuestra capacidad gamer. Pero después, los mortales que no pasamos la Escuela de Aviación (a pesar de volar con asiduidad), las misiones secundarias eran también exageradamente muchas. Repartidor, taxista, bombero, chofer de ambulancia, transportador de cargas, concesionario de vehículos, escuelas de aviación, conducción, navegación, motos, carreras de autos, motos y bicicletas, eventos especiales con motos, vehículos tuneados y autos monstruo, paracaidismo, casinos, corridas de caballos para apostar, guerra de bandas (con los ya citados Ballas, los Vagos, los Varrios, los Yakuza, las Mafias, los Rifa, etc.), 6 novias distintas a las que mantener contentas, cazar criminales o ser uno de ellos, jugar videojuegos (yo dawg), o directamente, caos generalizado. El currículum de CJ era exageradamente extenso. No me sorprendería descubrir actividades que no conocía hoy en día, hace poco nomás supe que cada ciertos días habían triatlones (ni sabía que habían días).

La libertad que nos permitió lo convierte en el sandbox por excelencia. Acaso Rockstar se dio cuenta de lo excesivamente abierto que era este mundo, que lo limitó en GTA IV, y le dio poca rienda suelta al V.

Los gráficos cuando eso no nos importaban. Daba completamente lo mismo que fueran asquerosamente feos, igual daba gusto. La variedad de elementos a nuestra disposición para causar el caos era inmensa, aunque hoy en día menor que en GTA V (más vale), pero más imaginativa incluso (palos de golf, consoladores, sierras eléctricas, quizá monos, etc.). Vehículos variadísimos, bicis, autos, motos, aviones, helicópteros, botes. Mención especial para el vehículo por excelencia: el jet-pack (jaque mate V).

Otro aspecto inolvidable de la experiencia llamada San Andreas definitivamente son sus emisoras. Nunca pudieron superar esto los chicos de la R. La variedad era asombrosa, pero aún más la inmersión. Eran canciones del tiempo. 1992, con todo lo que implica. Para mí, la mejor radio de aquel juego y de GTA en general fue, es y seguirá siendo Radio X. “Personal Jesus”, “Welcome to the Jungle”, “Midlife Crisis”, “Mother”, “Cult of Personality”, “Killing in the Name”. La mayoría de esas canciones conocí gracias a Sage, conductora de la radio que tenía su riña con el de K-DST (irónicamente, la voz de Axl Rose). También destaco otras como Radio Los Santos (gangsta rap, west coast hip hop nigga), K-Rose (country, cowboys, yiihaah!), San Fierro Underground (house), emisoras de old school hip hop, funk, reggae, R&B, etc., así como los talk show que si entendés inglés, te cagas de la risa, si no, seguí manejando (ídem con los comerciales). Las voces destacadas también, Young Malay como CJ, Samuel L. Jackson como el oficial Tempenny y varios raperos desperdigados por el juego.

Otra característica muy recordada es que dio pie a cientas de leyendas, específicamente sobre lo que podría haber en sus bosques, desiertos y mares. Pie grande, fantasmas, ovnis, leatherface, zombies, monstruos marinos, lo que se le venía a la cabeza a la gente. Cuando eso tenían esperanza de pasar por verdaderos los videos trucados y las fotos borrosas, y esto le dio un nivel aún más legendario al juego.

San Andreas fue un juego completo, incluso su historia, aún sin ser el drama al que Rockstar se acostumbrara años más tarde con GTA IV, Red Dead Redemption y L.A. Noire. Es atrapante, ingeniosa, ridícula, estúpida por momentos, pero te caga de la risa y te sienta bien. También tenía su multijugador online, que no lo llegué a probar porque cuando eso no importaba y era nuevo (y caro). Sí probé el que podías jugar con dos controles y un amig@ a tu lado, esos eran lindos tiempos (por más divertido que sea putearle a alguien en internet, lo es más cuando está contigo).

Como todo GTA, la controversia fue grande, pero irónicamente no tanto por la violencia implícita sino porque a la gente no le gusta ver dibujos mal hechos creando criaturas.

¿Por qué tanta nostalgia? Porque aún 10 años, varios juegazos e historias después, San Andreas sigue siendo uno de los mejores. Es difícil superar algo tan bueno como esto, con todo lo que implicaba llegar a Groove Street (esa añorada calle sin salida), volar sobre el desierto, perderte en los bosques, pelear por las calles, subir alto y saltar sin paracaídas, lanzarse desde el Mount Chilliad en moto (nuevamente, sin paracaídas). En general, todo lo que hizo a San Andreas, el gran GTA. El cierre perfecto de una era, y un listón muy alto para la nueva y actual.

Si ya no tenes una Play 2 para jugarlo, o computadora, o Xbox, o se te perdió el disco, hace poco fue lanzado para smartphones, así que si lo añoras, sos pajero y cagaplata, aprovéchalo. Si no lo sos también.

Tags: , , , , , , , , , ,


Sobre el autor

Te hablará de fútbol, cine, tele, videojuegos, música, política, religión, ciencia y pendejadas, todo en una hora. Casual en todo lo que hace, futbolista-kue con un gusto musical demasiado específico. Ex dúo de guitarras con Luis, quien aún espera su ayuda para los impuestos… seguirá esperando. Seguílo en @Fabi_Devaca que retuitea cosas interesantes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ir arriba ↑