Dixit - contenido de calidad en la web


Películas Robocop

Publicado el 28/03/2014 | por Fabi Devaca

1

Robocop modelo 2014: no le vas a poder coimear

Robocop modelo 2014: no le vas a poder coimear Fabi Devaca

Calificación final: Un buen remake, aunque sin la carisma de la original, pero más inteligente y visualmente entretenida.

4


En un nuevo intento por recapturar la magia de las viejas películas porque no hay originalidad para crear algo nuevo, llegó la nueva versión del mitad hombre, mitad máquina, totalmente policía: Robocop. Nunca fui fanático de la trilogía original (mis amigos no sabían que existían dos más), ni siquiera iba a ver esta película, pero la otra opción no estaba disponible (obligaría a dos amigos a ver Lego Movie, sí, así de buena resultó). Aun así, sabía lo básico como para ver la película, que después de todo no tenía relación directa con lo viejo, más que el nombre y el personaje.

Es probable que los que realmente disfruten no sean los fanáticos originales, sino los de Batman. Y es que actúan tanto Michael Keaton (Batman de las películas de Tim Burton) y Gary Oldman (Jim Gordon en las de Nolan), cosa que nos hizo pasar la mitad de la película con bromas sobre el Caballero de la Noche. También está el nunca aburrido Samuel L. Jackson, que nos tira las mejores partes de la película, así como Jackie Earle Haley, quien como Rorschach fue lo mejor de Watchmen (hay mucho para los fanáticos del cine basado en cómics aquí).

La película en sí, es pasable aún si queda como una más de acción, pero una muy buena de acción. Sin embargo, tiene sus momentos donde la trama realmente te motiva y te plantea serias cuestiones de moralidad y humanidad, luego de vuelta a los disparos.

En un futuro relativamente cercano, la cuestión sobre si permitir a los drones que combaten militarmente ser también policías es ampliamente discutida, pero aborrecida por el público y negada por el Acta Dreyfuss. La OmniCorp desea que esto cambie, y por ello emplea a sus mejores científicos y marketineros para crear un producto acorde a su necesidad: un arma de destrucción masiva humana. Raymond Sellars (Michael Keaton) sabe que la gente anhela humanidad en sus protectores, basándose en que una máquina no puede decidir sobre cuestiones sentimentales, pero también que sus máquinas son más baratas de producir y por sobre todo, manejables. Con esta presión ejecutiva encima, el Dr. Norton (Gary Oldman) busca un policía lastimado permanentemente pero que psicológicamente sea apto para transformar su cuerpo.

Aquí entra Alex Murphy. Un policía honesto pero algo acalorado que intenta destruir la criminalidad de Detroit con su amigo, el negro (no es racismo, pero en serio, básicamente esa es su única caracterización durante la película). Luego de meterse con la persona equivocada, una bomba frente a su casa casi mata al pobre que no pudo terminar de complacer a su esposa (y de pasó traumatizó de por vida a su hijo). Sabiendo que su marido moriría, ella acepta que forme parte del programa para convertirlo en Robocop.

El gran drama de la película es saber si esta súper máquina es la indicada para acabar con el crimen. Y claramente tiene sus desventajas contra las máquinas no humanas: sus sentimientos y dudas hacen que en ciertos momentos vacile, y eso no es rentable. La película, entonces, se vuelve un interesante estudio de varios temas: la moralidad de los defensores de la justicia, en especial cuando los jefes tienen intereses de dudosa ilegalidad. Así también, las decisiones sobre los temas científicos no son decisión de los científicos, sino del equipo de marketing; este juguetito con pequeñas partes humanas es un simple producto para ellos, perfeccionable hasta alcanzar la máxima rentabilidad. Si es necesario mandar al frente de batalla a un androide removido de sus sentimientos a fin de que sea más efectivo, así se hace. Así también, si hace falta cambiarle el color para las nuevas audiencias, que sea negro.

Más allá de estos puntos en cuestión, la película destaca y destacará más siempre por sus efectos especiales. Por momentos no parece película sino más bien videojuego (pero sin mando) por el exceso de imágenes virtuales, pero las peleas son muy buenas. Existen actuaciones interesantes, en especial la de Jackie Earle Haley, el que prefiere a las máquinas antes que a los humanos. Gary Oldman tampoco falla nunca, aunque esta vez parece recordar mucho su etapa en Ciudad Gótica, eso o verlo con el viejo Batman es demasiado como para concentrarse en la película.

Mención aparte y muy especial para todas las escenas en las que aparece Samuel L. Jackson, las de mejor comedia y originalidad al salir totalmente del esquema (y entregarnos al Samuel que más queremos, el puteador).

Nueva versión de un ídolo de los 80, adaptado a esta era oscura de dudosa moralidad, apta para nuevos públicos pero difícilmente para viejos fanáticos del Robocop original. Adecuada para acción a montones y cuestiones filosóficas relativas. Raramente, un remake entretenido.

Y este video nada tiene que ver con la película, pero no salía de mi cabeza al escribir…

Tags: , , ,


Sobre el autor

Te hablará de fútbol, cine, tele, videojuegos, música, política, religión, ciencia y pendejadas, todo en una hora. Casual en todo lo que hace, futbolista-kue con un gusto musical demasiado específico. Ex dúo de guitarras con Luis, quien aún espera su ayuda para los impuestos… seguirá esperando. Seguílo en @Fabi_Devaca que retuitea cosas interesantes.



One Response to Robocop modelo 2014: no le vas a poder coimear

  1. verpeliculas says:

    Otra película interessno línea ahora un vistazo a este sitio – La fiesta de las salchichas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ir arriba ↑